Una afición de Primera

Los irreductibles de El Plantío hicieron que lo que en diciembre parecía una utopía se convierta en realidad. Un millón de gracias a la mejor afición del mundo.