José María Salmerón ve al equipo en buena línea, aunque pide “tiempo” para implementar su idea futbolística

"Los buenos resultados siempre dan confianza para trabajar"

José María Salmerón, técnico del Burgos Club de Fútbol, ha asegurado este mediodía que las primeras semanas de trabajo con el grupo están siendo “positivas”, especialmente porque los buenos resultados “dan confianza y tranquilidad a la hora de trabajar”. Para el almeriense, in embargo, es necesario conceder un tiempo prudente para implementar su idea futbolística de manera completa.

Tras el victorioso debut en Getxo, y con los resultados previos a la llegada del exentrenador del Recreativo de Huelva, el Burgos ha sumado 10 de los últimos 12 puntos en juego y eso permite que el ánimo y la receptividad sean mayores. Sin embargo, recuerda, el proceso de adaptación del equipo es largo y difícilmente acortable. “Lo ideal es las primeras semanas con un grupo nuevo es hacer dobles sesiones, pero eso conllevaría un cansancio en los jugadores que impediría competir bien el fin de semana”, admite. Y habiendo tomado las riendas del equipo en la jornada 8, no es posible renunciar a los resultados en el arranque. “La receptividad es buena, pero lleva su tiempo. Estoy contento, pero es preciso esperar y falta aún hasta que el bloque juegue como pretendo”, ha recordado.

Y es que, ha dicho, el equipo necesita “dominar los partidos, ser sólido cuando no tiene el balón, y con él atacar, poder mantenerlo, ser eficiente en las transiciones… son muchos aspectos a trabajar y falta aún tiempo para completarlo”, ha añadido. Eso, por ejemplo, impide, por el momento, alternar diferentes sistemas de juego, una práctica que Salmerón gusta. “No solo entre unos partidos y otros, sino en el mismo encuentro dependiendo de momentos. En Getxo utilizamos uno que estamos trabajando bien y con el tiempo, cuando esté plenamente consolidado ese, trabajaremos en otros”, ha aseverado.

Ahora, lo más inmediato en la mente del técnico, es el encuentro de domingo en El Plantío ante el Amorebieta que lidera desde la portería el exburgalesista Mikel Saizar. “Es un equipo fuerte atrás, que concede poco, lo que le ha permitido sacar buenos resultados fuera de casa (aún no ha perdido) pero que tiene más dificultades a la hora de dominar el partido. Contundente, con mucho poderío en el juego aéreo… Un equipo, como todos, competitivo y que castiga los errores”, ha concluido.

Imágenes

Salmerón da instrucciones a sus jugadores durante el encuentro.Salmerón da instrucciones a sus jugadores durante el encuentro. (Burgos CF)