El Burgos disputa en Barreiro su último encuentro del 2018 con el deseo de lograr un triunfo balsámico

En busca de un dulce cierre

No ha sido un buen año en lo deportivo el 2018 para el Burgos Club de Fútbol. Y por eso el equipo intentará cerrarlo este mediodía (12:00 horas, Municipal de Barreiro) con una victoria ante el Celta B que permita dar un toque dulce y balsámico, que posibilite mirar el nuevo año con más optimismo.

Pese a que el foco mediático se ha centrado en los últimos días más en los despachos y los posibles cambios en la plantilla, el balón aún no ha dejado de rodar en Segunda División B. Lo hace hoy para un Burgos necesitado y que afronta, además, el duelo con numerosas e importantes bajas. Julio Rico, intocable en la zaga cuando ha estado disponible; Madrazo, habitual titular; Chevi, que antes de sufrir una torcedura en su tobillo había enlazado cuatro titularidades consecutivas; y Elliot Gómez, que había entrado en el equipo tras sus buenas actuaciones desde el banquillo, son baja para un Fernando Estévez que utilizará igualmente el duelo, según afirmó ante los medios de comunicación, para sacar las últimas conclusiones de cara a las decisiones a tomar en el mercado.

Pero antes de ello toca enfrentarse a un rival, el Celta B, con mayor potencial que resultados. Con 22 puntos, el filial celtiña se encuentra alejado de las posiciones de play off, su objetivo real y posible, a pesar de que tuvo un inicio fulgurante con cuatro triunfos en las cinco primeras jornadas. Desde entonces su rendimiento ha decaído y solo ha logrado una victoria en doce jornadas, aunque la misma llegó hace dos semanas ante todo un gallo de la competición como es el Fuenlabrada. El punta alemán Eckert y el reaparecido nigeriano Emmanuel Apeh son los hombres más destacados de un equipo que dirige el experimentado a pesar de su juventud Rubén Albés.

Aunque más allá de individualidades, para Estévez el gran arma del Celta B es su juego de posesión, su búsqueda de los “espacios por dentro” y su peligro por fuera. Además de hacer énfasis durante la semana en trabajar bien la estrategia, fundamental, considera, en un escenario de dimensiones reducidas y ante un oponente con buenos sacadores. “Debemos estar atentos”, añadió el técnico.

Ganar, además de cerrar el año con un buen sabor de boca, sería un alivio para un equipo al que está costando, pese a los méritos realizados, sumar triunfos.

Imágenes

Los jugadores festejan uno de los dos goles conseguidos ante el Internacional de Madrid.Los jugadores festejan uno de los dos goles conseguidos ante el Internacional de Madrid. (Alba Delgado)