El Burgos se mide en la Ciudad Deportiva de Abegondo a un Fabril al que todos dan por muerto

Un partido trampa para salir de abajo

El escenario parece, atendiendo a las circunstancias, propicio para el Burgos Club de Fútbol. Un buen terreno de juego, de hierba natural, en el que demostrar la calidad de sus jugadores. La posibilidad de, con una victoria, salir nuevamente del descenso e incluso de la posición de play out. Y un oponente, el Fabril, que endosar la estocada casi definitiva. Los 14 puntos que acumula el filial deportivista le sitúan con pie y medio en Tercera, pero la exigencia sigue siendo máxima.

Pudiera parecer que ganar en Abegondo (12:00 horas) es sencillo, pero ni mucho menos lo es. Nadie ha goleado allí, equipos como la Ponferradina, la Cultural o el Fuenlabrada han vencido por la mínima y el Castilla salió derrotado. Y sus números engañan. Los resultados no le han acompañado, pero el Fabril, como buen filial, es un equipo con calidad arriba, donde tiene hombres importantes como Víctor y, especialmente, Uxío. Ya en la primera vuelta en El Plantío vendieron cara la derrota, adelantándose en el primer tiempo y obligando a los burgalesistas a una remontada en la reanudación con goles de Yaw Annor y Goti.

A todo ello se suma el cambio de entrenador de esta misma semana, lo que amplía la incertidumbre. Estas decisiones siempre generan un plus competitivo en los jugadores, dificultan el trabajo de seguimiento al rival y reducen el conocimiento sobre el funcionamiento colectivo del rival. Sin olvidar que quien ha llegado al banquillo deportivista, Luisito, es todo un veterano con mil batallas y mucho conocimiento de situaciones difíciles.

Para el Fabril, además, cada partido es ya una finalísima. A 12 puntos de la salvación, no puede permitirse no ganar, especialmente en su feudo. No es una finalísima, pero casi, el encuentro para los de Fernando Estévez. El triunfo del Unión Adarve ayer en Salamanca ante Unionistas demuestra que nadie da por vencido y que va a tocar sudar hasta el final por lograr la permanencia. Cada punto, cada encuentro, es fundamental. Y la exigencia, alta, convirtiendo la cita en un partido trampa: parece seguro que la victoria llegará, pero la realidad dice que ningún ncuentro es fácile.

Para hacerla frente, el técnico capilurrio recupera a uno de sus intocables, Borda. Y podrá tirar por vez primera de Máyor en punta de ataque. La experiencia del alicantino puede resultar fundamental para los blanquinegros en busca de la salvación. “Va a resultas difícil elegir el once”, expresó el entrenador el jueves, consciente de que sus hombres han rendido a buen nivel en las últimas semanas y de que el funcionamiento colectivo está siendo bueno. Con todos sus hombres a su disposición, bendito problema para el andaluz.

Imágenes

Máyor podría debutar ante el Fabril con la camiseta del Burgos.Máyor podría debutar ante el Fabril con la camiseta del Burgos. (Alba Delgado)