El Burgos se mide al Real Unión en el Stadium Gal (17:00 horas) con el deseo de recuperar la senda del triunfo

Visita a un histórico

El Burgos Club de Fútbol se mide esta tarde, en el Stadium Gal de Irún (17:00 horas) a todo un histórico del fútbol español. El Real Unión Club, uno de los fundadores de La Liga, cuatro veces campeón de Copa del Rey entre 1913 y 1927… y al que los blanquinegros hace más de una década que no ganan a domicilio.

Para el cuadro de José María Salmerón, tras el frenazo sufrido ante el Amorebieta, el duelo de esta tarde es una oportunidad de regresar a la senda del triunfo ante un rival instalado en la zona baja, irregular en su rendimiento (capaz de golear al Amorebieta a domicilio y de vencer al Valladolid Promesas o de sufrir un severo correctivo en su estadio ante el Tudelano) pero siempre peligroso por su característico perfil futbolístico: aguerrido, dominador del fútbol directo y de la estrategia, poderoso por alto. Y con un importante poderío ofensivo, ya que ha anotado 14 goles hasta la fecha.

En las filas del bloque de Alberto Iturralde destaca la presencia del punta Galán, autor de 5 tantos en este inicio de temporada; el medio Alain Eizmendi; el talentoso Yoel Sola, el exjugador de la Real Sociedad Dani Estrada; un trotamundos (Real, Manchester City, Lazio, Norwich…) como Javi Garrido y el exburgalesista Aritz Borda, ausente las últimas semanas por lesión.

Por todo ello, el almeriense ha hecho hincapié durante toda la semana en limitar los errores y en mejorar el rendimiento colectivo en la faceta defensiva para facilitar la consecución de los tres puntos. “Si recibes dos goles estás condenado a perder o, en el mejor de los casos, empatar”, advirtió en la rueda de prensa posterior al duelo ante el Amorebieta. Un mensaje que la plantilla ha tratado de interiorizar para ganar en intensidad y atención en los 90 minutos de juego.

Las ausencias prolongadas de Andrés y Pizzorno dificultan la consolidación de una línea defensiva y, por ello, la trascendencia e importancia de la solidaridad colectiva se multiplica. Dominar las áreas es el objetivo para lograr el triunfo y aprovechar los errores rivales y reducir los propios, la llave. Siempre con el reto de ser competitivo día tras día y de acumular trabajo, mejorar sensaciones… y sumar puntos.

Imágenes