Tras una temporada aciaga, el Burgos tiene la oportunidad de sellar ante su afición la permanencia definitiva

El día que llevábamos meses esperando

Llevan meses aficionados, jugadores, cuerpo técnico y directivos deseando que llegue este día en el Burgos Club de Fútbol. El día en el que se ponga fin a lo que en muchos momentos ha sido una pesadilla, el día en el que el equipo selle de manera definitiva su permanencia en Segunda División B y comience a olvidar una temporada que se inició con muchas esperanzas y ha resultado aciaga. Ante el Celta de Vigo B los de Fernando Estévez, que ya dijeron adiós al descenso directo ganando al Inter de Madrid, pueden olvidar igualmente el temido play out.

La importancia de la cita no ha pasado desapercibida para el equipo, que se concentra este mediodía al completo, incluido el lesionado Julio Rico, para consolidar de esta forma la unión que el grupo ha mantenido en todo momento y ha permitido al equipo salir a flote cuando mediada la campaña la situación era más que preocupante.

Todo eso queda ahora atrás y la cita es una final con todas las letras. Ganar al filial celtiña, incluso empatar en función de los resultados de la jornada, supone alcanzar el objetivo, incluso hacerlo más cerca de la zona media que del descenso, y destensar de cara al cierre de temporada en Fuenlabrada. No vale otro resultado, y no entra en la cabeza otra posibilidad que evitar que la agonía se prolongue una semana más.

Para ello, el Burgos no va a poder contar una vez más con su máximo goleador, Asier Goti; y se mantiene la duda de Dan Ojog, además de las molestias que durante la semana han sufrido jugadores de tanta importancia como Andrés y Borja Sánchez. Aunque sin duda todos ellos estarán o harán todo lo posible por estar a partir de las 18:00 horas sobre el césped de El Plantío para vivir una cita en la que a lo blanquinegros no les faltará el apoyo de su entregada y siempre fiel afición, ni el esfuerzo de sus futbolistas.

El rival, por cierto, llega al duelo también con urgencias, aunque menores. El Celta B no ha sellado su permanencia pese a la elevada calidad existente en su plantilla y una derrota en El Plantío le abocaría previsiblemente a una última jornada de nervios, por lo que buscará sin duda, y con máxima intensidad, un triunfo que le mantenga en la categoría tras una campaña igualmente decepcionante tras varios años luchando en la zona alta.

Imágenes

(Alba Delgado)