VICTORIA AGÓNICA EN EL PLANTÍO

El Burgos Club de Fútbol recibía en su feudo al Lealtad de Villaviciosa. Un duelo en el que ambos equipos estaban necesitados de puntos y la victoria podría acercarles de nuevo a sus objetivos. Confió de nuevo Patxi Salinas en su once habitual donde solamente hubo un cambio con la entrada de Cusidor en el mediocampo.

Comenzaron las cosas mal para el conjunto blanquinegro ya que a los tres minutos de juego el central Julio Rico tuvo que abandonar el césped por lesión, fue rápidamente sustituido por Ayoze.
Una primera parte en la que el Burgos tuvo varias ocasiones en las botas de Adrián y David Martín pero que no se materializaban. Por su parte el Lealtad poco a poco iba ganando terreno y se acercaba al área local.

A los 20 minutos fue Ramón quien tuvo una de las ocasiones más claras de la primera mitad pero su cabezazo a centro de David salía desviado por muy poco, casi rozando el palo. El garro de agua fría cayó sobre El Plantío en el minuto 23 al introducir Borda un centro desde la banda izquierda del Lealtad en su portería y batir a Saizar. Varias acciones colectivas del Burgos los siguientes minutos pero ninguna lograba tocar las redes del Lealtad.

Montero, exblanquinegro, fue un verdadero problema para la defensa burgalesa y Cusidor tuvo que marcarle en varias ocasiones. Por su parte Tejero, cancerbero asturiano, conseguía una y otra vez para todo lo que lanzaba el Burgos sobre su meta. Así se llegó al descanso y la parroquia local no lo veía nada claro.

En la segunda mitad el Burgos salió a por todas, tanto Eneko como David se hicieron dueños de la banda. Cusidor desde fuera del área se atrevía con varios disparos potentes. La entrada de Iker Hernández daba frescor a la delantera y el equipo achuchaba más al Lealtad en los tres cuartos de campo.

El capitán, Andrés, también imponía su ley de esfuerzo y en varías ocasiones fue una verdadera locomotora hacía la portería rival. La entrada de Carlos Álvarez suponía algo nuevo en las filas blanquinegras ya que los tres delanteros estaban juntos sobre el terreno de juego, toda la pólvora estaba en el césped para remontar el partido.

El empate llegó desde los nueve metros, un defensa asturiano tocó el balón con la mano y Adrían, pichichi del equipo, transformaba la pena máxima en gol. El equipo burgalés se echó arriba y el Lealtad no conseguía hilar ninguna jugada de ataque. Con el equipo en el área rival Adrían, David y Carlos buscaban el gol de todas las maneras posibles. Este llegó en los minutos de prolongación cuando Cusidor entre líneas mete un pase perfecto a Carlos que logra batir a
Tejedor cuando ya casi no quedaba tiempo.

Primer partido del año 2018 en El Plantío y primera victoria. Nos acercamos a los playoff situándonos en la sexta posición con 34 puntos a un sólo punto del cuarto puesto. El próximo domingo viaje a tierras navarras para el enfrentamiento contra el Osasuna B.