El Burgos afronta con optimismo la visita al complicado feudo de la Cultural Leonesa (17:00 horas)

Una salida para reivindicarse

El traspié ante Unionistas dejó tocado al Burgos Club de Fútbol. No lo esconde la plantilla, ni el cuerpo técnico, que está deseando sacarse la espina cuanto antes. El fútbol siempre da nuevas oportunidades y la primera de ellas llega esta tarde (17:00 horas) en el Reino de León. Una salida exigente pero que el equipo afronta con optimismo, sabiendo que puede ser la fecha ideal para confirmar las buenas sensaciones futbolísticas de los últimos encuentros y reivindicarse ante la afición y los rivales.

Ninguno de los dos contendientes del encuentro de esta tarde está respondiendo a las expectativas en este inicio de campaña. El Burgos está alejado de sus aspiraciones y lucha por imponer su calidad para revertir una situación clasificatoria que en estos momentos es complicada. La Cultural y Deportiva Leonesa, por su parte, está fuera de los puestos de fase de ascenso cumplido un tercio de temporada y con su técnico, Víctor Cea, constantemente en el disparadero pese a estar a solo un punto de los cuatro mejores y a cuatro del liderato. Porque la calidad y favoritismo del cuadro leonés en el Grupo I de Segunda B es indudable. Por calidad (Palatsí, Iván González, Antonio Martínez, Sergio Marcos, Señé, Hugo, Aridane…) y por presupuesto todo lo que no sea ascender a final de temporada podría parecer un fracaso.

Pero el fútbol es caprichoso y casi nunca se corresponde con las matemáticas. Y la Leonesa ya se ha dejado, en trece jornadas, 8 puntos como local, habiendo ganado en el Reino de León el Real Madrid Castilla y Las Palmas Atlético, equipos ante los que el Burgos ya dio muestras de competitividad y de merecer la victoria. Un argumento más para creer y viajar a León con el triunfo como objetivo.

“No vamos a ir a León ni a encerrarnos atrás ni a especular. Tenemos que mantener nuestra identidad y tener personalidad”, avisó Fernando Estévez en la previa. Y esa mentalidad marcará tanto el once como la forma de afrontar el duelo. Confiar e insistir en aquello que se ha hecho bien en las últimas semanas y corregir los errores son claves para lograr un resultado positivo en un feudo, a priori, complicado.

En las gradas, apoyando a los burgalesistas (hoy morados) habrá 175 seguidores deseosos de regresar con una alegría y presenciar el resurgir del equipo y su escalada clasificatoria. Una labor en la que no podrán ayudar ni el mediocentro Undabarrena, intocable hasta la fecha (doce de trece titularidades) ni los dos laterales zurdos natos del equipo, Cantero y Kevin, que cayeron ambos lesionados en Valdebebas y no han podido recuperarse a tiempo. Unas ausencias que Estévez jamás ha utilizado como excusa. “Tenemos herramientas y la clave pasa por tener el balón en periodos largos”, explicó.

Imágenes

Estévez observa las evoluciones de sus jugadores en un entrenamiento.Estévez observa las evoluciones de sus jugadores en un entrenamiento. (Alba Delgado)