El Burgos recibe en un El Plantío de récord al Alavés B, un recién ascendido con mucho peligro

En busca de la primera victoria

La liga regresa a El Plantío. Tres meses y medio después, el Burgos Club de Fútbol vuelve a competir (17:00 horas, Deportivo Alavés B como rival) en un encuentro oficial ante su gente en una cita en la que el coliseo blanquinegro comenzará a mostrar su nueva cara, con una afluencia de récord y la ilusión por bandera.

Después de arañar un punto en el exigente debut en Zubieta (1-1), el equipo de Fernando Estévez busca estrenar su casillero de triunfos y brindarle la primera alegría de la temporada a una afición que está decidida a ser el ‘número 12’. El contrincante es el Alavés B, un filial recién ascendido pero con mucha calidad y que la pasada semana igualó ante el Logroñés (1-1), equipo llamado a situarse en las posiciones de privilegio. Toda una declaración de intenciones de los de Iñaki Alonso.

Poco margen para las confianzas, pues, para los burgalesistas en un duelo en el que la afición podrá disfrutar del potencial de sus hombres, enorme pese a las bajas que acumula el equipo: Julio Rico (de larga duración), Andrés y Diosbert, además de la duda de Indiano, retirado del duelo ante la Real Sociedad B por una elongación. Una ausencia que, de confirmarse, permitiría a algún compañero entrar en el once. “No quiero etiquetar a nadie ni como titular ni como suplente. Quiero que los jugadores se ganen durante la semana la oportunidad y que cuando la tengan, la aprovechen”, aseguró Estévez el viernes. “Que todos sepan que salir del once les dificultará las cosas”, añadió.

Con esa confianza en las condiciones y potencial del grupo, el Burgos intentará imponer su estilo y su ritmo frente a un contrincante que destaca por sus rápidas transiciones, la velocidad de sus extremos y su contundencia atrás, a pesar de su juventud.

“Tenemos que conseguir que la gente confíe en nosotros”, afirmaba el viernes Fernando Estévez, consiente de la necesidad de dejar una buena impresión en una hinchada deseosa de fútbol y de convertir cada partido como local en una fiesta. “Eso se consigue ganando”, recordó el capilurrio.

Imágenes

(Burgos CF)