Actualidad - 06/01/2020

Por Burgos CF

El día más especial para Koke



Álvaro González Lozano, conocido futbolísticamente como Koke, vivió el domingo ante el Barakaldo CF su día más especial desde que hace diez años ingresara en las categorías inferiores del Burgos Club de Fútbol. El jugador, de 18 años, entró al terreno de juego en el minuto 90 en sustitución de Juanma, debutando de esta forma en partido liguero como blanquinegro.

Koke, nacido el 23 de agosto de 2001 en Burgos, llegó al club en 2010, con solo 8 años y para jugar en el equipo Benjamín. Año tras año ha sido uno de los más destacados del fútbol formativo, dando en las dos últimas temporadas un paso adelante más que notable.

En el verano de 2018, a las órdenes de José Manuel Mateo, Koke fue uno de los cinco integrantes del equipo juvenil que realizó la pretemporada con el primer equipo, y en muchos momentos de la temporada participó en entrenamientos tanto a las órdenes del técnico navarro como posteriormente con Fernando Estévez. Debutó en partido oficial en Copa Federación ante el Bupolsa y en la última jornada liguera entró en la convocatoria para el duelo ante el Club de Fútbol Fuenlabrada, aunque no llegó a gozar de minutos. Y con el Juvenil A de José Ángel de la Iglesia ‘Pechu’ disputó la Liga Nacional Juvenil, en el que los blanquinegros batieron todos los récords de imbatibilidad para lograr el siempre ansiado por el club ascenso a División de Honor.

Prácticamente, por tanto, inmejorable campaña 2018/2019 para un Koke que en la actual temporada sigue creciendo. Con el Juvenil A, ahora en División de Honor, se ha convertido en intocable en las alineaciones de Pechu y, de la misma manera, acude circunstancialmente a citaciones de José María Salmerón para ayudar al equipo en los entrenamientos semanales.

Fruto de su trabajo, el domingo entró por vez primera esta temporada en la convocatoria ante las múltiples bajas del primer equipo y en el minuto 89, tras el gol de Diosbert que daría el triunfo a los burgalesistas (1-0), oyó cómo una voz desde la lejanía pronunciaba su apodo. Se acercó al banquillo, se enfundó la camiseta con el ‘24’ a la espalda y escuchó con atención las instrucciones de Pablo Herrero, segundo entrenador blanquinegro. Juanma cojeaba agotado por el esfuerzo, el delegado de campo, Carmelo Ortega, alzó el cartel que anuncia el cambio y Koke esprintó para disputar los cinco minutos finales de partido y poner su granito de arena en el exitoso debut de 2020.

5 de enero de 2020. Una fecha que este burgalés de 18 años no olvidará jamás.