Actualidad - 05/01/2020

Por Burgos CF

En cuadro, pero con las ilusiones intactas



No llega el Burgos Club de Fútbol en las mejores condiciones al estreno de 2020. El equipo de José María Salmerón se enfrenta en el Estadio Municipal El Plantío al Barakaldo Club de Fútbol con el equipo en cuadro debido a las rescisiones de contacto, las múltiples dudas por lesión y los estragos que la gripe ha causado durante la semana en los jugadores. De hecho, y para incrementar el número de efectivos, la convocatoria cuenta con la presencia de tres jugadores juveniles (José Luis Palacios, Álvaro González ‘Koke’ y Mario López) por si su presencia en la lista final fuera precisa.

Tras el duro revés recibido en el último duelo de 2019, el Burgos estrena el nuevo año con ilusiones renovadas y la ilusión de mejorar y dar un rendimiento mayor al mostrado en las últimas semanas. Para ello habrá que hacer frente a las posibles ausencias de Pisculichi, Marcelo y Diosbert, que no han podido entrenar con el equipo por diferentes motivos, y la sanción de Raúl Sánchez, además de la ausencia de los futbolistas que han abandonado el equipo (Pizzorno, Machín y Minutella). La buena noticia para Salmerón es la llegada de Rubén Lobato, que podría debutar como blanquinegro, para el lateral izquierdo, posición en la que ha jugado hasta la fecha el también madrileño Raúl pese a ser extremo.

En cualquier caso, el reto es trascendental ante un equipo, el Barakaldo, igualmente alejado de su objetivo inicial y que ha sufrido en el inicio de temporada. Los de Hernán Pérez (hermano del director deportivo burgalesista Miguel Pérez ’Michu’) tienen tres puntos más que el Burgos, por lo que una victoria permitiría mejorar un puesto y ganar en optimismo. Los fabriles, igualmente, llegan el duelo con muchos problemas, teniendo igualmente que citar a tres juveniles (Zorrilla, Naranjo y Mota) para completar la convocatoria ante las lesiones de Héctor, Picón y Fede Olivera la sanción de Aguirrezabala y las marchas de Samuel Álex y Bryan Reyna. Por el contrario, al equipo se ha incorporado en calidad de cedido desde el Castellón un delantero de mucha entidad y nombre en la categoría como Jairo Cárcaba.

Pese a todo ello, es el Barakaldo un equipo siempre temible por su conocimiento de la categoría, la explotación de sus armas, la solidez defensiva y el dominio del fútbol directo y el balón parado. La presencia del exdelantero blanquinegro Adrián Hernández aporta una dosis de romanticismo extra al duelo, un romanticismo que deberá quedarse en la caseta cuando arranque el encuentro por la trascendencia de los puntos en juego. No solo por la necesidad de sumar, sino por la obligatoriedad de mejorar tanto el juego como las sensaciones y de dejar atrás la vulnerabilidad de las recientes jornadas.