Actualidad - 15/12/2019

Por Burgos CF

Hora de revertir la situación



El Burgos Club de Fútbol quiere, esta tarde en el duelo ante el Club Deportivo Izarra (17:00 horas), poner fin a su racha negativa de resultados. Los de José María Salmerón reciben al conjunto navarro en El Plantío con el convencimiento de que las últimas actuaciones no se corresponden con su nivel real y con la necesidad de recuperar el ánimo tras los últimos varapalos.

Los resultados, sin duda, han hecho mella en la moral del grupo, que ha cerrado final y hecho autocrítica para revertir la situación e iniciar de nuevo el camino de las victorias en busca de ir escalando poco a poco para mirar a la segunda vuelta con optimismo. El plantel es consciente de la necesidad de mejorar su rendimiento para devolver a la afición todo su cariño y ayuda.

El rival no es el más propicio, pese a que la clasificación pueda decir lo contrario. Es el Izarra un equipo en línea ascendente y peligroso que en las dos últimas jornadas ha sumado ante los dos primeros clasificados (3-3 en Lezama y 2-2 en Estella ante el Logroñés) y que con anterioridad ha sumado en los feudos del Barakaldo y el Salamanca, entre otros. Pablo Álvarez tiene a sus órdenes a un equipo experimentado y corpulento con nombres como Eguaras, Cabrera y el mediocentro Rúper, pero no exento de calidad con el exmadridista Valdo o Toni, autor de seis tantos en este inicio de temporada. Un equipo que domina las transiciones defensa-ataque y que trabaja muy bien el balón parado. Su portería la defiende el exburgalesista Álex Ruiz.

Por todo ello, Salmerón ha hecho hincapié en la necesidad de ser contundentes en las áreas, el déficit blanquinegro y que los de Estella sin duda penalizarán en caso de repetirse. “Trabajamos para mejorar, para tener equilibrio y para ser más solidarios en el trabajo”, alertó el viernes ante los medios el almeriense.

La mayor clave, sin duda, pasa por recuperar la mejor versión de una plantilla plagada de calidad que demostró antes de esta esta mala racha su potencial superando al entonces líder, Bilbao Athletic (2-0). El Plantío quiere vibrar y el equipo, poner nuevamente de pie a su hinchada.