Actualidad - 21/01/2020

Por Burgos CF

"Hubiera cambiado el gol por sumar los tres puntos"



Diez meses y dos días después de lesionarse de gravedad, Julio Rico regresó el domingo ante el Alavés B a enfundarse la camiseta del Burgos Club de Fútbol. El central sevillano saltó a la Ciudad Deportiva José Luis Compañón junto a sus compañeros, con el 15 a la espalda y decidido a poner su granito de arena en la recuperación del equipo.

Y lo hizo a la perfección, completando un buen partido en el eje de la zaga junto a Undabarrena y Córdoba y marcando, en el minuto 66, un gran gol al cabecear al fondo de las mallas un gran centro de Roberto Alarcón desde la derecha. Un tanto que permitió sumar en un feudo complicado en un partido en el que los blanquinegros terminaron el duelo con 9 jugadores.

“Hubiera cambiado el gol porque el equipo lograra la victoria, que al final era lo más importante”, expresa el sevillano unas horas después de su retorno al equipo y tras recibir múltiples mensajes de cariño y felicitaciones. “Tenía muchas ganas de competir, porque han sido meses muy duros. La mejor de las circunstancias hubiera sido ganar, pero me sentí bien, pude completar los 90 minutos y no tuve ningún problema, así que poco más puedo pedir”, afirma.

Regresar a la competición le ha permitido cerrar una etapa muy complicada en la que, para un futbolista, todo se hace más difícil por la imposibilidad de hacer aquello que más te gusta, jugar al fútbol: “Es una experiencia que te hace pensar en todo, muy diferente. Durante esos meses trabajas muchas horas para ponerte a tope y recuperarte bien… En mi caso no he tenido problemas de ningún tipo, ha ido todo muy fluido y ha sido por eso más fácil, pero es cierto que es una circunstancia que te hace ‘parar’ un poco y ver las cosas de otra forma”, asevera.

Ahora el sevillano mira hacia el futuro, esperanzado en que el equipo mantenga la línea ascendente. “Era un campo complicado en el que logramos remontar por dos veces y en el que logramos sumar pese a las adversidades… Al equipo se le van viendo cositas y espero que esta sea la línea a seguir”, asegura quien ha podido, desde el interior del vestuario pero viendo los partidos desde la grada, ver la evolución del equipo. “No estamos consiguiendo ser un equipo sólido atrás, pero no queda otra que seguir trabajando, mirar hacia arriba y no obsesionarnos, porque eso nos impedirá evolucionar”, analiza sobre el equipo. “Pero -añade- es incuestionable, ahí están los números, que no estamos haciendo la cosas bien”, cree el sevillano.

Para él la actual es la tercera campaña en Burgos, donde llegó, recuerda, con el objetivo de llevar al Burgos a la zona alta, una espina que le queda por sacarse. “Sin lugar a dudas todos vienen aquí con la intención y las ganas de lograrlo. Creo que se están haciendo las cosas bien arriba, que el cuerpo técnico está trabajando duro, que tenemos una plantilla competitiva… sin duda tenemos un margen de mejora importante y lo que tenemos que hacer es seguir apretando para lograrlo”, concluye Julio Rico.