Actualidad - 07/12/2019

Por Burgos CF

Oportunidad para resurgir



Tras tres derrotas, especialmente dolorosa la última, el Burgos Club de Fútbol busca esta tarde cambiar su dinámica venciendo al Club Deportivo Guijuelo (17:00 horas, Municipal de Guijuelo). El equipo blanquinegro se mide a los chacineros en un feudo siempre exigente y complicado por sus condiciones.

Más de una década después de la última victoria en Guijuelo, el equipo de José María Salmerón confía en cambiar su dinámica precisamente en un escenario que no le ha sido prolífico a lo largo de su historia. El césped artificial del Municipal y sus medidas lo convierten en un Estadio exigente y ‘poco agradecido’ ara los equipos visitantes. Unas condiciones a las que los locales sacan siempre el máximo partido, convirtiéndolo temporada tras temporada en la base sobre la que asentar la consecución de sus objetivos.

Incluso en la actual campaña, en la que el inicio no ha sido esperanzador para los salmantinos, el Municipal resulta temible. Hace dos semanas, de hecho, el entonces líder Bilbao Athletic cayó derrotado (2-0). Y allí ha sumado más de la mitad de sus puntos (7 de 12) el equipo que dirige Ángel Sánchez.

El bejarano, en su segunda temporada al frente de los chacineros tras colgar las botas en 2017 precisamente vistiendo la camiseta verde, tiene a sus órdenes a jugadores experimentados como Espina y Cristóbal Gil; al exblanquinegro Jesús Muñoz en la zaga y dos jugadores más recién llegados desde El Plantío: el medio Adrián Cruz y el central Dan Ojog. Bajo palos, el burgalés Guillermo Vallejo.

Pero por encima de todo, el gran peligro de los chacineros es su conocimiento del terreno de juego y todas sus consecuencias: bote y velocidad del balón, mayor desgaste de articulaciones y piernas… “No será una excusa”, avisó Pizzorno. Pero preocupa al cuerpo técnico su influencia en el desarrollo del juego y su influencia en el marcador, como admitió Salmerón en la previa.

También preocupa al almeriense y su equipo de trabajo cómo haya afectado al grupo el último resultado en una semana, además, en la que la atención ha estado más centrada en lo extradeportivo que en lo que sucede sobre el terreno de juego. A partir de las 17:00 horas, eso sí, todo el foco se entra en el esférico y en la oportunidad de resurgir y recobrar la sonrisa.