Actualidad - 23/02/2020

Por Burgos CF

Prohibido infravalorar al colista



El Burgos Club de Fútbol no quiere confianzas este mediodía (12:00 horas) ante el Club Deportivo Tudelano. La condición de colista de los navarros les convierte en especialmente peligrosos, convirtiendo el duelo en una enorme trampa en la que evitar caer.

Es habitual que los equipos en situaciones complicadas generen exceso de confianza en rivales que acaban llevándose un susto. Precisamente eso quieren evitar los hombres de José María Salmerón, quienes en su mejor momento de la temporada, con tres victorias consecutivas y la portería a cero desde el empate ante el Haro (1-1), desean alargar la buena dinámica y seguir mejorando posiciones.

La ausencia de Julio Rico por sanción obliga al técnico almeriense a modificar el once que la afición ya empezaba a aprenderse de memoria. En Salamanca fue Pere quien ocupó la posición de lateral derecho en el segundo tiempo, pero hay más alternativas posibles como el capitán Andrés o el regreso a la posición de Borja Sánchez, donde ya ha actuado en diferentes instantes de la temporada. En cualquier caso, una dura competencia por entrar en el equipo inicial.

Enfrente, un Tudelano obligado a la reacción si no quiere alargar una penuria que podría condenarle sin remedio al descenso a Tercera. Los de Nacho Martín no ganan desde noviembre, pero esa larga racha de resultados adversos no se traduce en un equipo en caída libre y al que se gana con facilidad. Y es que los de Tudela han arañado puntos recientemente ante el Valladolid Promesas, Osasuna Promesas o Sanse, y han caído por la mínima ante equipos de play off (Cultural, Logroñés y Bilbao Athletic sufrieron para sacar adelante sus partidos).

Han modificado su plantilla de manera notable en el reciente mercado invernal los navarros, con seis bajas y seis altas en busca de la reacción. La llegada de hombres de la entidad del mediapunta Néstor Salinas (exjugador del Athletic B y Mirandés), el central cedido por el Numancia Marcos Isla, el mediocentro Cedrick (exfutbolista de Atlético, Osasuna y Betis, entre otros) y el punta aragonés Álex Sánchez dan un salto de calidad al equipo de Martín que obliga a los burgalesistas a mantener la máxima atención e intensidad durante el duelo para evitar sorpresas.

Pero a pesar de todo, el Burgos tiene la mirada puesta, especialmente, en sí mismo. En mantener su buena línea de las últimas semanas, que le haría acreedor de la condición de favorito y que le permitiría seguir ilusionando a una afición cada vez más numerosa y entregada a sus jugadores. El Plantío será otra vez, el temible jugador número 12 que llevará al equipo en volandas… ¿hacia la cuarta victoria consecutiva?