Actualidad - 17/11/2019

Por Burgos CF

El Burgos, ante el maleficio de Las Gaunas



Las Gaunas suena a historia del fútbol español. A estadio de Primera División en el que los grandes se dejan ante el Club Deportivo Logroñés puntos que les cuestan ligas. Y un feudo en el que el Burgos Club de Fútbol encuentra siempre grandes dificultades.

El tradicional CD Logroñés, ahora ‘desaparecido’, dejó paso a diferentes proyectos entre los que es la actual Unión Deportiva Logroñés quien parece haberse consolidado y abrirse paso como principal representante del fútbol riojano. A uno de esos otros proyectos, al Logroñés Club de Fútbol, ganó el Burgos en marzo de 2007 1-3 con doble de Goiria y gol del capitán Lucio en una campaña en la que se venció por el mismo resultado al CD Logroñés (Lucio, Goiria y Del Puente). Desde entonces, las visitas se cuentan por decepciones ante la Sociedad Deportiva Logroñés y la propia UD Logroñés.

El momento podría ser propicio para romper con el maleficio y retornar de Logroño con los 3 puntos en el zurrón, logrando de paso la tercera victoria de la campaña a domicilio. Los últimos resultados, especialmente la victoria sobre un Bilbao Athletic (2-0) que llegaba a El Plantío como líder, han devuelto la fe al equipo y a la grada, lo que se ha traducido en un desplazamiento masivo que teñirá Las Gaunas de blanquinegro. Y a eso se suma que los riojanos atraviesan un bache relativo al haber sumado 1 de los últimos 6 puntos (derrota ante el líder y empate ante el quinto clasificado) y haber perdido para esta cita a hombres importantes en la medular como Olaetxea y Errasti.

Sin embargo, el Logroñés sigue siendo un equipo temible, con una defensa experimentada y mucha pólvora arriba que le convierten en dominador en ambas áreas. Un meta como Rubén Miño, defensores como el eterno César Caneda, el burgalés Míchel Zabaco o Iñaki; los medios Rubén Martínez (autor de tres goles) y Andy (cuatro) o los delanteros David, Ñoño y el exburgalesista Ander Vitoria hablan a las claras del potencial del que dispone Sergio Rodríguez, que ha completado un equipo “equilibrado” que acumula varias campañas asentado en la zona noble.

Para hacerle frente, el Burgos de José María Salmerón expone su mejoría defensiva, la recobrada pólvora atacante y la inercia positiva iniciada con la llegada del almeriense al banco. Argumentos para poner fin al maleficio de Las Gaunas más de una década después.