Partidos - 17/11/2019

Por Burgos CF

El maleficio sigue vigente



El Burgos Club de Fútbol ha caído derrotado esta tarde (3-0) en su visita a una Unión Deportiva Logroñés que ha sido superior en el segundo tiempo y ha demostrado estar consolidada y ser aspirante a la zona alta. La derrota supone frenar la racha de los de José María Salmerón tras dos triunfos consecutivos.

El primer aviso lo ha dado el Burgos en el minuto 7, cuando Juanma ha progresado por la derecha y, tras buscar el área ha cedido para el potente pero centrado disparo de Raúl Sánchez, blocado con seguridad por Rubén Miño. Estaba bien plantado de inicio el cuadro de Salmerón, que contenía bien atrás y se desplegaba con peligro arriba.

Aunque, con el paso de los minutos, el Logroñés ha mejorado y ha ido haciéndose con el dominio del partido, amenazando aunque sin generar grandes ocasiones de peligro más allá de los balones colgados al área en la estrategia. Y en una de esas acciones ha llegado el 1-0 para los riojanos. Vitoria ha cabeceado en el punto de penalti y Palatsí ha despejado, pero Iñaki ha aprovechado el rechazo para batir la meta blanquinegra en el minuto 38 (1-0).

Un resultado con el que se ha llegado al descanso y que mantenía vivas las esperanzas de sacar algo positivo en el complicado feudo de Las Gaunas. Unas esperanzas que han empezado a evaporarse en el arranque del segundo tiempo, cuando Ander Vitoria ha aprovechado un desajuste para ampliar la renta a favor de los de Sergio Rodríguez (2-0, minuto 47). El tanto ha sido una losa y poco después Ñoño ha estado cerca de lograr el tercero, como también Ander Vitoria en el 62’, cuando el Burgos y había dado un paso adelante en busca de la heroica con la entrada de Wilson y Pisculichi, el retorno del capitán Andrés y el cambio de esquema hacia el 4-4-2.

En esas, un saque de esquina colgado por Pisculichi lo han cabeceado al alimón entre Leak y Córdoba sin acierto en el minuto 72. Apretaba el Burgos en busca de una reacción, pero le costaba crear peligro, algo que sí conseguía el Logroñés al contragolpe.

Precisamente a la contra Iñaki ha podido romper las ilusiones blanquinegras en un contragolpe conducido por David nada más saltar al terreno de juego, quien unos segundos después ha chutado manso a las manos de Palatsí. Sí ha acertado, con un toque sutil a la escuadra, Rubén Martínez en el minuto 87, sentenciando de manera definitiva el encuentro.

Unión Deportiva Logroñés: Rubén Miñón, Iago López, César Caneda, Míchel Zabaco, Iñaki, Andy, Jaime Sierra (Gorka, 80’), Ñoño (Paredes, 75’), Olaetxea, Ander Vitoria (David, 81’) y Rubén Martínez.

Burgos Club de Fútbol: Palatsí; Goti (Wilson, 59’), Carlos Martínez, Córdoba, Ryan Leak, Raúl Sánchez; Undabarrena, Indiano (Andrés, 69’); Borja Sánchez (Pisculichi, 59’), Toché y Juanma.

Árbitro: Pardeira Puente (Comité Cántabro), asistido por Fernández Pérez y Crespo Puente. Amonestación a Jaime Sierra (52'), Olaetxea (73’), Rubén Miño (80’) y Míchel Zabaco (90’) por el Logroñés.

Goles: 1-0 (minuto 38). Iñaki. 2-0 (minuto 47). Ander Vitoria. 3-0 (minuto 87). Rubén Martínez.