Primer equipo

Saúl del Cerro: “Debutar en el derbi fue una sensación indescriptible y única”

El canterano burgalés aún trata de asimilar su estreno en el fútbol profesional ante el Real Valladolid y repasa su trayectoria como blanquinegro

13 de enero de 2024 en El Plantío. Burgos CF y Real Valladolid compiten sobre el verde en el #DerbiCastellano. El marcador enseña un uno a cero para los locales tras 84 minutos de partido y Bolo, técnico del conjunto burgalés, prepara dos cambios, uno de ellos muy especial. Saúl del Cerro (20/05/2004) llegó a la cantera blanquinegra siendo un niño de apenas seis años y con un sueño, como el de muchos niños burgaleses, debutar con el club de su ciudad. Pero, lo que el pequeño Saúl nunca hubiera podido imaginar es que su sueño se iba a hacer realidad en un derbi contra el Real Valladolid, en un Municipal de El Plantío a rebosar y con una victoria que jamás olvidará.

P: ¿Qué se te pasó por la cabeza cuando Bolo te llamó para calentar?

R: Pensé que podía ser el día del debut. Pensé en muchas cosas, en todos los días que estuve convocado... Salí y vi el ambiente de El Plantío, que era increíble… Estaba emocionado.

P: ¿Durante el calentamiento te dio tiempo a asimilar que podía ser el día del debut?

R: Sí, fui haciendo los ejercicios que me decía el preparador físico, pero a la vez pensaba que hoy podía ser el día. Me ejercité de la mejor manera posible para estar preparado para saltar al campo.

P: Minuto 84. ¿Cómo viviste ese momento y qué instrucciones te dio Bolo antes de saltar al campo?

R: Fue todo muy rápido. Yo ya estaba cambiado por si me tocaba entrar. Fui al banquillo, me quité la sudadera y fui a hablar con el míster. Me dijo que estaría en el medio junto a Atienza y Kevin. Que ayudara mucho a mis compañeros en defensa y sobre todo que disfrutara, que me lo había ganado.

P: ¿Te dio algún consejo?

R: Me dijo: “Sé que estás preparado y quiero que salgas como tú sabes, porque te lo has ganado”. Y así fue. Fue una sensación increíble saltar al césped de El Plantío con toda la gente animando, con todo el bullicio que había… La gente nos llevó en volandas para conseguir la victoria.

P: ¿Qué recuerdas de esos minutos de juego?

R: Se me pasó superrápido el partido, pero verte al lado de jugadores de la talla de Monchu o Iván Sánchez, es algo que nunca hubiera podido imaginar, y lo mismo con mis compañeros. Estar jugando al lado de Atienza, de Curro, de Kevin, de Unai, el capitán… es una sensación indescriptible para mí.

P: ¿Durante esos minutos, a la cabeza le da tiempo a pensar en algo?

R: No. Una vez que entras piensas que es lo que llevas haciendo toda la vida, lo que haces todos los días y al final, fluyes. Además, los compañeros ayudan muchísimo y con el ambiente que había fue todo mucho más fácil.

P: ¿Qué nota te pondrías?

R: No te sabría decir [ríe]. Aprobado yo creo, porque, aunque casi no me dio tiempo a hacer nada, tuve un par de acciones buenas y al final se consiguió la victoria que era lo importante y para lo que salí al campo.

P: ¿Te imaginabas que tu debut se iba a producir en un partido de estas características?

R: He llegado a pensar muchas veces que ojalá sucediese, pero en la vida me hubiera podido imaginar que, en un partido como el derbi, ganando y con El Plantío a rebosar, iba a llegar mi debut en Segunda División.

P: Cuando pitó el árbitro, ¿qué sentiste? ¿Liberación?

R: Hasta que no llegué a casa fue imposible asimilarlo. Me abracé con mis compañeros y sí que fue una liberación porque había entrado en varias convocatorias, pero no había terminado de dar el salto de debutar en un partido oficial. Fue una sensación increíble, única.

P: Ahora que has debutado con el primer equipo, te has convertido en un ejemplo para muchos jóvenes futbolistas burgaleses que aspiran a cumplir el mismo sueño.

R: Yo al final lo que hago es trabajar día a día y si algún chico de burgos o de la cantera puede llegar a debutar con el primer equipo y yo haber sido su ejemplo, al ser también canterano y burgalés, me sentiré orgulloso y muy feliz.

P: ¿Qué consejo le darías a los chicos de la cantera que puedan verte como un ejemplo?

R: Que no se rindan, que mantengan la humildad, que a veces tendrán que sacrificar cosas para que llegue el momento y que trabajen en el día a día, que es lo más importante.

P: ¿Crees que la cantera del Burgos CF tiene potencial para generar más futbolistas profesionales?

R: Creo que sí. Desde que estoy aquí, las cosas cada vez se hacen mejor. He visto partidos de la cantera y tenemos jugadores con mucho talento que van a poder llegar al fútbol profesional si siguen trabajando.

P: ¿Qué crees que ha cambiado con respecto al pasado para que se den estas condiciones?

R: Hay mejor organización. Hay muy buenos entrenadores que pueden ayudar mucho a las nuevas generaciones, cada vez se hacen mejor las cosas y cada día mejora un poco más la cantera.

P: ¿Recuerdas cómo fue tu llegada al Burgos CF?

R: Estuve jugando un año en la Escuela Municipal cuando era prebenjamín de segundo año (6 años). En el Burgos CF no había equipos en esta categoría y me ofrecieron entrenar con el Benjamín B, pese a ser más pequeño de lo que serían mis compañeros. Estaba en la Escuela con mis amigos del colegio y no quería ir ni de broma, pero después del primer año dije: “yo me quedó aquí hasta que quieran o hasta que pueda” [ríe].

P: ¿Tienes algún recuerdo especial de aquella etapa?

R: Fue una etapa muy bonita en la que pude hacer muchos amigos que mantengo en la actualidad. Fue el momento en el que me empezaron a inculcar los valores de este club. Me encantaba ir a entrenar, ir a Pallafría y entrenar allí en el barro.

P: ¿Qué tiene el Burgos CF para que nunca hayas querido marcharte?

R: Tengo sentimiento de pertenencia. El Burgos CF es el club que me lo ha dado todo. Es el club que me ha visto crecer, que me ha hecho disfrutar, que me ha enseñado valores personales y futbolísticos… Por eso siempre estaré agradecido al Burgos CF. El Burgos CF es toda mi vida.