Filial - 3ª RFEF

Incansables (1-1)

El BCF Promesas consigue un empate frente a la Gimnástica tras una segunda mitad con diez jugadores

Prensa Burgos CF

El filial blanquinegro protagoniza una gran segunda parte para salvar un punto en casa frente a una Gimnástica que, a pesar de haber disfrutado de una mitad con superioridad numérica, se ha venido a menos.    

Con más de doscientos aficionados cántabros, comenzaba a rodar el balón en el campo número 2 de la Ciudad Deportiva de Castañares. Quizás por la cantidad de desplazados, la Gimnástica se ha movido como pez en el agua los primeros minutos de encuentro. Javi Delgado lamía un balón en el punto de penalti en el minuto 3, pero Loïc desbarataba sus planes en el último suspiro. El juego por banda de los cántabros hacía daño al filial, que conseguía despejarlo en el área. A pesar del buen comienzo visitante, los muchachos de Albistegui han ido haciéndose con el balón y la primera parte ha concluido con el resultado del inicio.

La segunda parte iba a ser otro cantar. En el 48, Alejandro Marcos cometía penalti, viendo una roja que iba a dejar a los blanquinegros con uno menos toda la segunda mitad. Sin embargo, el balón de Alberto Gómez se encontró con el larguero, sin conseguir adelantar a los suyos en el luminoso. Pero la felicidad local iba a durar poco cuando Miguel Gándara cabeceaba un córner para poner el 0 a 1.

No obstante, lejos de venirse abajo, los muchachos del filial han metido una marcha más tras el gol y han protagonizado los mejores minutos del partido. La internadas de López-Pinto hacían mucho daño a la zaga rojilla y una de ellas iba a acabar en un tremendo zarpazo desde la frontal de Marino Illescas para hacer el silencio entre la afición torrelaveguense en el 78, 1-1.

La recta final de la contienda se decantaba por el BCF Promesas e incluso se creía en la remontada, pero poco a poco, el partido iba a ir apagándose hasta concluir.

El filial burgalesista alcanza los 21 puntos en la clasificación, empatado con el filial del Lugo y por encima del Bergantiños.  

Image